Saltar al contenido

Pastor de Carolina del Norte dice que Dios le pidió que orara por el despertar espiritual en América

mayo 7, 2020

El Reverendo Fred Lunsford, veterano de la Segunda Guerra Mundial, se enfermó hace dos años y le pidió a Dios, que terminara con sus sufrimientos. Este Reverendo de 95 años, senalo que Dios le reveló su propósito  y su plan divino mientras él oraba.

Manifestó Fred Lunsford, “Hace dos años pensé que iba a morir a la edad de 93 años. Estaba muy enfermo, y le pedí a Dios me dejará morir. Quería ir al cielo”, pero Dios dijo: ¡Aún no!

Le pregunte a Dios “¿Por qué me dejas aquí? “ a lo cual dijo el Reverendo que Dios le respondió que lo dejo aquí para orar por un despertar espiritual.

Desde esa fecha, aproximadamente hace dos años, el Reverendo Fred Lunsford no ha dejado de orar por el despertar espiritual. En las Montañas de Marbie, NC, donde está ubicado su jardín personal de oración, ha orado por un reavivamiento espiritual.

 

“Dios extendió mis años por una razón, y quería que orara por el despertar espiritual”

 

“Dios extendió mis años por una razón, y quería que orara por el despertar espiritual que consiguiera que mucha gente orara como pudiera”. “Dios le habló a mi corazón y yo me rendí a ello. No soy yo es el Señor”. Manifestó Fred Lunsford.

También oró en el pasado mes de enero en el jardín de oración con el Reverendo Greg Mathis, Pastor de la Iglesia Bautista Mud Creek en Hendersonville, Carolina del Norte.

El Reverendo Greg Mathis, dijo que “mientras orababamos ese día, sentí a Dios de una manera, que no había experimentado en mucho tiempo. El cielo bajo, y el área en la nos encontrábamos apenas podía contenernos. El reverendo Fred Lunsford pronunció estas palabras: “¡Gracias Señor, el despertar espiritual ha comenzado! Y dijo que esas palabras venían de Dios”.

Fred Lunsford le dijo al Reverendo Greg Mathis que Dios le insto a invitar más predicadores, “traigamos a 100 predicadores a esta montaña para orar por un despertar espiritual. Dios incitará sus corazones si quiere que vengan”.

No obstante ese plan se vio obstaculizado por el Covid-19, sin embargo  dijo Lunsford que “quizás nunca se trató de que nos reuniéramos físicamente, sino espiritualmente a través de nuestros corazones y alamas para rezar juntos colectivamente por un despertar espiritual”.

.