Saltar al contenido

En medio de la pandemia los cristianos esperan sentencia de más de quince años en China

junio 9, 2020

En China y en medio de la pandemia del coronavirus, existen muchísimos cristianos que se han negado  a ser manipulados por el estado, y continúan llevando el mensaje de salvación a pesar de que están en riesgo sus vidas.

Muchos de esos cristianos están incluidos en la lista  que recopila a los cristianos perseguidos de Xie Jiao.

La revista Bitter Winter ha manifestado que parte de estos cristianos perseguidos son los conocidos como Los Gritones (Shouters), el movimiento evangélico protestante Renacer y la Iglesia de Dios Todopoderoso (IDT).

Cada uno de los integrantes de estos grupos es perseguido, juzgado  y sentenciado a largos años de prisión.

En la actualidad  en febrero y marzo fueron capturados aproximadamente trescientos veinticinco integrantes de la Iglesia de Dios Todopoderoso (IDT) en el territorio chino e inclusive en medio de la pandemia de COVID-19 y están en espera de sentencia.

Miembros de grupos cristianos han sido detenidos y esperan sentencia

Los cristianos están acusados de delitos como el de celebrar encuentros ilegales y alterar el orden público, son torturados para que expongan información sobre la dirección de sus sitios de reunión, y sobre los autores de publicaciones religiosas.

Los creyentes que se niegan a ser controlados por el régimen comunista en China, esperan sentencias de hasta quince años de prisión, sin importar la edad o su estado de salud.

Xie Jiao , el líder más poderoso de China, controla agresivamente la religión en todo el país, incluso ha detenido a miles de musulmanes en Sinki.

En el año 1982 el país asiático adoptó una constitución que en sus páginas permitía la libertad de religión dentro del territorio chino, pero de igual manera las autoridades han realizado persecuciones, y exige a los cristianos su lealtad patriótica y les exigen como deben conducirse.

En China hay más de 60 millones de cristianos, sin embargo la constitución señala que los asuntos religiosos no están bajo ninguna dominación extranjera, y permite solo cinco religiones, entre ellas, la budista, taoísta, protestante, católica y musulmana.