En China adulteran las escrituras sagradas de Dios

octubre 2, 2020

Para nadie es un secreto que en China existe un régimen autoritario que impone y castiga con severidad a los que están en contra de sus ideologías políticas. Por lo que, esta vez con su abuso de poder, han decidido adulterar las palabras bíblicas y violar la libertad religiosa, catalogando a Jesucristo como pecador, entre otras blasfemias.

Todo comenzó hace algún tiempo atrás, cuando algunos fieles cristianos chinos alegaron que el presidente de dicha nación, Xi Jinping, arbitrariamente estaba modificando las escrituras de los diez mandamientos. De esta forma, agregando sus propias palabras en los escritos de Dios con Moisés y desinformando las verdaderas enseñanzas que nos dejó Jesucristo en la tierra.

Pero eso no es todo, recientemente decidió catalogar a Jesucristo como un cruel asesino. Esto, al reemplazar la historia de un libro estudiantil que relata testimonios bíblicos y alegando que Jesús apedreó sin piedad a una mujer por no cumplir las leyes de dichas épocas. Por tales motivos, se ha desatado una ola de manifestaciones y protestas alrededor de la capital China por parte de la comunidad católica e iglesias internacionales.

Así mismo, según las distorsiones que les ha dado el gobierno chino a los testimonios de Jesús y al acontecimiento atroz anteriormente descrito. Jesucristo dice, “De igual forma yo soy un pecador, pero si hay que tomar la ley, la aplicare para que los hombres sin mancha puedan respetarla y no se deje morir”. Agregando, “Si ustedes no han pecado, entonces lancen la primera piedra para castigar a los acusados”.

Ante esto, un sacerdote describió “Hoy deseo que todo el mundo conozca el verdadero interés del Partido Comunista de China para reemplazar, distorsionar y mal emplear la historia sagrada de la iglesia. Pero no podrán hacer que nuestros hermanos odien las escrituras de nuestro señor Jesucristo”.

El mencionado libro estudiantil, fue divulgado por la Universidad de Ciencia y Tecnología Electrónica de China, la cual se encargó de seguir las órdenes del presidente chino y reemplazar múltiples palabras sagradas. Cabe destacar, que esta institución se encarga de “enseñarles” a todos los jóvenes sobre derechos y ética profesional.