Dos sacerdotes católicos se han suicidado en Francia

septiembre 14, 2020

Francia ha despertado con la impactante noticia que ha publicado el portal francés ‘La Croix’, el cual notificó que dos sacerdotes que ejercían de la palabra católica en distintas ubicaciones de la región, se habían suicidado. Además, manifestaron su preocupación por los responsables del ministerio católicos, ya que, según ellos, no están dándole cierta importancia a los problemas que tiene el clero religioso.

Según el reporte que dio a conocer dicho periódico, los hombres católicos contaban con aproximadamente cincuenta años cada uno. Sin embargo, tal parece que uno de estos dos individuos, llamado, Jacques Amouzou, tenía ciertos episodios de conducta inapropiada y abuso contra una devota que solía ejercer de acompañante espiritual en su iglesia. 

Mientras que el otro cura, Thierry Min, muchos allegados alegan que, a pesar de ser una persona de cincuenta años, era muy comunicativo, dinámico y con bastante energía. Pero, según las declaraciones de un viejo amigo que hace de obispo en la región de su iglesia, llamado Troyes Marc Stenger, lo veía muy solo en lugar en el que se encontraba a pesar de su ímpetu por predicar la palabra de Dios. 

También, el mismo obispo expreso la siguiente pregunta “¿A caso no estamos conscientes que la administración eclesial necesita prestarles atención a las personas que ejercen de sacerdotes u otros cargos del ministerio católico?”. 

Así mismo, enfatizó su expresión de lo sucedido con los dos curas que decidieron quitarse la vida “En muchos momentos de nuestras vidas, las cuales, pertenecen al ministerio y, sobretodo, a Dios. Es preciso decir que en este trabajo existe fatiga, bajas espirituales, depresión, agotamiento por el trabajo, etc. Sin embargo, hay revulsivos como la lectura, deportes, oración, la comunicación con sus fieles creyentes, la amistad existente entre sacerdotes que pueden ayudar a cualquier persona a encontrar su rumbo de vida”.

En este sentido, declara que, debido a la pandemia del Covid-19 y al confinamiento producto de este virus, muchos devotos y religiosos católicos, han sufrido de la desesperanza y soledad que ocasiona no interactuar entre sus seres queridos y que piensan igual que ellos. Finalmente, señaló “la religión es algo hermoso, pero los problemas a los que nos enfrentamos cada día, son muy tristes”.